Lluvia de ideas para mejorar el manejo del tiempo

El mayor cuello de botella en cualquier proceso de planificación o resolución de problemas es la lluvia de ideas, o generar nuevas ideas y opciones para acciones o soluciones puntuales.

El resultado de tu solución o plan es tan bueno como lo son las mejores ideas que pongas en él. También es importante la velocidad con la que se te ocurran nuevas ideas, ya que necesitarás muchas de ellas al planificar el tiempo y tomar decisiones.

Afortunadamente, siempre hay formas de mejorar significativamente tu efectividad en la lluvia de ideas y desarrollo de nuevas soluciones.

tormenta de ideas

Aunque a veces la frase “lluvia de ideas” se refiera a sesiones en grupo, aquí nos enfocaremos en cómo tú puedes emplear esta técnica para generar ideas por ti mismo.

Con muy pocas excepciones, todos tienen innata la habilidad de pensar creativamente. Sin embargo, esa habilidad creativa es frágil. Es fácil bloquearla por la forma en que la usas, por tus actitudes, por tu manera de pensar.

A continuación, una selección de consejos sobre la lluvia de ideas que te pueden ayudar a desbloquear tu habilidad de generación de ideas. Esos consejos son herramientas para la lluvia de ideas que puedes usar sistemáticamente cada vez que necesites nuevas ideas.

La forma más práctica de tener buenas ideas es tener varias de ellas primero, y luego seleccionar las mejores. La lluvia de ideas se enfoca en generar muchas ideas rápidamente.

En tu sesión de lluvia de ideas puedes seguir los siguiente pasos.

En primer lugar, tómate unos minutos para pensar qué es lo que idealmente te gustaría lograr. ¿Tienes una visión clara? Intenta refrescar y extender tu visión del problema. En particular, piensa en cinco personas que conozcas que provengan de un contexto diferente al tuyo. Imagina lo que cada uno de ellos, uno por uno, vería en tu problema, cómo lo tratarían.

Ahora es momento de empezar el ejercicio. Toma un hoja de papel, una lapicera, y tu reloj. Fíjate la meta de escribir un largo número de opciones (más de 10 ó 20) o ideas, dentro de un intervalo de tiempo corto (minutos). Un buen ejemplo es tener como objetivo escribir 20 ideas en 5 minutos.

light_bulb

Lo importante en esta actividad es enfocarte en cantidad de ideas, no calidad. Cuando haces la lluvia de ideas, simplemente escribes como en una lista cualquier cosa que te venga a la mente, y escribes rápido. Dejas que tu imaginación fluya, juegas. Olvídate de los juicios y análisis, del sentido común, de las reglas y de la practicidad.

Un tiempo límite presionando, casi irreal, juega un rol importante en la sesión de lluvia de ideas. Moviliza tu mente consciente e inconsciente.  Te ayuda a paralizar tus juicios, análisis, y otros bloqueos mentales, liberando tu imaginación.

Cuando se termine el tiempo, tómate unos minutos más para generar algunas ideas más, hasta que sientas que no puedes sacar nada más de tu mente. Muy a menudo esas últimas ideas serán las más valiosas.

Al final de este ejercicio de lluvia de ideas, te encuentras con una larga lista de ideas, opciones, y pensamientos. Descartarás la mayoría de ellos más tarde, en la fase de análisis. Sin embargo, las ideas que eventualmente seleccionas tienden a ser mucho mejores que las ideas que se te hubieran ocurrido antes de hacer el ejercicio.

El resultado te puede sorprender. Vale cada minuto que pongas en él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>